80 aniversario

MARCO HISTÓRICO DE LA IGLESIA

A continuación se hace una breve descripción de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en el año 1938. Con datos obtenidos de los anuarios oficiales de la denominación de los años 1938 y 1940.

La denominación fue organizada el 21 de mayo de 1863, por lo que para el año 1938 tenía 75 años. El trabajo de la iglesia estuvo confinado a Norte América hasta 1874, cuando el primer ministro, Pr. J.N. Andrews, fue enviado a Suiza, para abrir la obra en Europa Central. Gradualmente se inició gradualmente en otros países.

A partir de 1901 y hasta el cierre de 1938, un total de 4,479 misioneros habían sido enviados a varios países. La obra era conducida en 387 países, por 28,084 obreros evangelistas e institucionales, usando 766 lenguajes y dialectos.


La membresía de 8,670 iglesias alrededor del mundo al cierre de 1938 llegó a 469,951 miembros. Había 69 conferencias uniones y misiones, 136 conferencias locales, 315 misiones, 523 instituciones. En Norte América había 10,361 obreros y 17,723 en países fuera de Norte América.


Los fondos aportados durante 1938 fueron los más grandes jamás recibidos en ningún otro año desde que la denominación inició su obra, y alcanzaron la suma de $13,141,921.94 dólares.

Misión Unión Mexicana

De acuerdo al anuario de 1938, la Misión Unión Mexicana fue organizada en 1923. Para la población de México que era de 16,404030, se tenía un total de 85 Iglesias y 3,689 miembros. La sede de la unión estaba en la ciudad de Monterrey, Nuevo León.

Misión del Golfo

La Misión del Golfo abarcaba los estados de Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí, Tamaulipas, Chihuahua, Durango, Zacatecas y Aguascalientes. Tenía sus oficinas en la ciudad de Saltillo Coahuila. La población que abarcaba era de 3,238,482 y tenía un total de 22 Iglesias y 879 miembros. Para atender este vasto territorio, la denominación tenía 5 Ministros (Ordenados), 1 Ministro (con licencia) y 10 Misioneros con licencia de los cuales 4 eran mujeres y 6 hombres.

Ministros ordenados

• C. E. Moon (Superintendente de la misión)
• Jorge A. Salazar
• Antonio E. Torres (Pastor de Monterrey)
• José Castillo
• F. B. Zaynos
• H. A. B. Robinson

Misioneros (Con licencia)

• Ignacio Ponce
• José Quintero (Secretario de Campo)
• Melchor Covarrubias, Alfonso Rodríguez
• Manuel Núñez
• Mrs. C. E. Moon
• Sra. Amanda de Aguilar
• Sra. G. M. de Vera
• Mrs. H. A. B. Robinson
• Alvaro Sauza

RESEÑA HISTÓRICA DE LA IGLESIA DE VALLARTA

Inicios

La historia de la Iglesia Adventista del Séptimo día en la ciudad de Monterrey se remonta a los inicios de los años 20´s. Entre los fundadores encontramos los nombres de la Sra. Cruz Reyes, iniciadora de la obra, un hombre de apellido González y dos laicos de quienes se desconocen sus nombres. Estos hermanos forman parte del grupo de creyentes que más tarde llegó a ser la primera iglesia organizada en Monterrey.

Se tienen noticias de que por el año de 1904 llegó a Monterrey una colportora de origen norteamericano, de quien se ignora nombre y procedencia, pero que sembró muchas páginas con la semilla de la verdad.

Por el año de 1932 el grupo de creyentes se congregaba en la casa de la Sra. María de la Luz Cantú de González, en la calle de Doblado con Tapia. Por ese tiempo el obrero bíblico Simón Conde que asistía a junto con su esposa Carlota y dos de sus hijas, fue ordenado al ministerio y posteriormente fue el pastor de aquella iglesia.

Casa en Doblado y Tapia

La iglesia organizada en aquel entonces, estaba formada por unos 35 miembros que se reunían en el amplio corredor de la casa de la familia González y cantaban acompañados por un órgano de pedales tocado por la hermana Consuelo González (después de Jiménez), quién recientemente había salido de un convento donde era pianista.

La iglesia se congregó en este domicilio por espacio de cuatro años y después se cambió al salón de un sindicato que se rentó por poco tiempo para este fin en las calles de Isaac Garza con Zuazua. Después se trasladó a la calle de Carvajal y De la Cueva, posteriormente a la calle de Platón con Treviño y finalmente a la calle de Vallarta, donde permanece hasta el día de hoy. 

Salón Isaac Garza y Zuazua

La organización había comprado el terreno donde hoy se encuentra el templo y las reuniones se celebraban en un tejaban que se encontraba allí mismo. Posteriormente se edificaron dos cuartos que fueron utilizados como primer templo.

Tejaban que se utilizó primero como templo

Misión Unión Mexicana en Monterrey

En los años de 1937 y 1938 la Misión Unión Mexicana teína su sede en la ciudad de Monterrey en la calle Pino Suárez Nte. 413. Fue en ese tiempo que se comenzaron los trabajos de construcción de la planta baja del templo, donde se alojaron sus oficinas, permaneciendo allí hasta el año 1948. Posteriormente la sede de la Unión se trasladó de nuevo a la ciudad de México donde habían estado desde 1923 cuando fue organizada. Los oficiales de la Unión mexicana eran: Superintendente, C.E. Wood, Secretario Tesorero, J.G. Pettey. Secretarios departamentales: L.L. Grand Pré y H.F House. El superintendente de la misión del Golfo con sede en la ciudad de Satillo era C.E. Moon, que también participó en la construcción del edificio.

Pino Suárez 413 Norte, actualmente

Construcción del templo

Luego de terminarse la construcción de las oficinas en la planta baja, se continuó con la construcción de la nave del templo en la planta alta concluyéndose en el año de 1938. Los constructores fueron los hermanos Andrés y Maximino Águila.

A la terminación de la construcción del templo ya era pastor de la Iglesia el Pr. Antonio Torres a quién le tocó inaugurar el templo. La placa conmemorativa que todavía existe marca esta memorable fecha en Julio de 1938.

El templo fue dedicado el 04 de Septiembre de 1938.

Primeros bautismos

Entre los primeros bautizados en la pila del templo recientemente terminado estuvieron el Dr. Raymundo Garza y el Hno. Marcelino Cárdenas quién llegó solicitando empleo en la construcción del templo para luego conocer y aceptar el mensaje de salvación. Su bautismo se celebró el sábado 27 de Agosto de 1938, tal como se puede ver en el boletín de la Iglesia.

Boletín de la Iglesia del 27 de Agosto de 1938, fecha del primer bautismo

Clínica Adventista Monterrey

El Dr. Raymundo Garza que era entonces decano en la Escuela de Medicina de la Universidad de Nuevo León se unió a la Iglesia por escuchar un programa radial adventista desde La Habana Cuba. Por varios años él participó como secretario del departamento Médico en la Misión Unión Mexicana. Él respondió a la recomendación de la División Interamericana de establecer pequeñas clínicas en conexión con las iglesias en todo México y, en conjunto con el Dr. Iner S. Ritchie que también fungía como asociado en el departamento médico de la Unión, fundó en un salón de la planta baja del templo (lado de la calle Matamoros) un dispensario con el nombre de Clínica Adventista Monterrey, que funcionó en este lugar dando servicio gratuito a la comunidad hasta el año de 1964. Posteriormente el Dr. Garza fue uno de los fundadores del Hospital y Sanatorio de Montemorelos.

Misión del Norte

Cuando la Unión Mexicana se trasladó a la ciudad de México entre 1945 y 1946, la planta baja de la Iglesia fue ocupada por la Misión del Golfo que por ese tiempo se encontraba en la ciudad de Saltillo Coahuila. Posteriormente la Misión del Golfo se reorganizó para ser la Misión del Norte hasta que las seis misiones de México fueron organizadas en Asociaciones y pasó a ser la Asociación del Norte. Entre 1976 y 1977 se construyó el nuevo edificio de la Asociación en donde se ubica hoy la Sección Noreste en la Calle de Pedro Martínez 2054 en la Colonia Florida al sur de la ciudad. Una vez que se retiraron las oficinas de la Asociación, el edificio completo se empezó a utilizar únicamente por la Iglesia.

Puerta de acceso a las oficinas de la Unión Mexicana y posteriormente de la Misión del Norte.

Escuela de Iglesia

En el año de 1963 se hicieron arreglos para iniciar en las aulas de la planta baja y alta del lado norte del edificio una escuela primaria que recibió el nombre de Instituto Vicente Suarez. La iglesia nombro un patronato para la organización de la escuela participando el Dr. Juan R. Mejía, el Hno. Alberto Pérez Ayala, Roberto Treviño, el Dr. Eusebio Zambrano y el pastor de la Iglesia Neftalí Quintero Abrego. La Profa. Aurora Báez fue la primera directora de la institución. La escuela permaneció en el edificio del templo hasta el año de 1974 cuando se cambió a su nuevo edificio en la calle de Castelar 1737 en la Col. Nuevo Repueblo, donde permaneció por muchos años.

Templo prestado

Como dato curioso cabe recordar que por circunstancias que así lo determinaron, por los años 1955 a 1957, el templo se prestaba los domingos para las reuniones de la Unión Church y posteriormente a una Iglesia Bautista.

Modificaciones al templo

Luego de la salida de las oficinas de la Asociación en 1977, las oficinas que ocupaba en la planta baja del edificio pasaron a ser departamentos de las divisiones infantiles de la Escuela Sabática. Y la oficina en la esquina noreste pasó a ser la oficina de la Iglesia. El pasillo interior de acceso a las oficinas se seccionó para dar lugar a closets para cada departamento y se hicieron puertas de acceso por el lado exterior del edificio. Para entonces en la nave del templo, ya se había cambiado el plafón o techo interior y se habían sustituido las lámparas decorativas que colgaban de cadenas, colocando lámparas fluorescentes más modernas.

En esta foto se aprecia la ventana del cuarto de madres a un lado de la plataforma.

Por el año de 1980 se hicieron remodelaciones en el interior, retirando las tablas de la ley que estaban al frente en la plataforma y cambiando las puertas y ventanas de madera por otras de aluminio. También se cambió la forma de la plataforma cambiando el púlpito original por dos de apariencia más moderna y se instalaron aparatos de aire en los muros.

La forma original del edificio se conservó tal como estaba: la nave principal en la planta alta, con acceso a la plataforma por el lado norte donde también se encontraba un cuarto de madres que tenía una gran ventana de cristal que daba hacia la plataforma. Por este lado se tenía también acceso a la pila bautismal que se encontraba al nivel de la plataforma en su parte posterior cubierta con una cortina. En la pared posterior de la pila había una pintura de un paisaje natural.

En la parte anexa al edificio en la planta alta también se encontraba un salón grande a lo largo de la calle Matamoros, que fue utilizado muchos años como salón para las divisiones infantiles y más adelante para el grupo juvenil de la Escuela sabática. En la planta baja del lado norte se utilizaron los espacios que antes ocupaba la clínica como salones infantiles y departamento de Dorcas para convertirse más adelante en cocina y comedor.
En Abril de 1987 se inició la modificación del templo dándole forma cruciforme utilizando el área de madres del lado norte para extender la nave en ese lado del edificio.

También se construyó una nueva sección del lado sur, para lo cual se demolieron los dos cuartos antiguos que para entonces se usaban como bodega y cuartos de huéspedes. En este lado se construyó también un salón grande en el tercer piso al cual se accedía por una escalera que se construyó por la parte posterior del edificio utilizando el pasillo del lado poniente.

Anexo a la extensión del lado sur se construyeron los nuevos baños en la parte baja y en planta alta se construyó un espacio para vivienda del guarda templo que finalmente se utilizó como oficina de la Iglesia.


Justo a un lado de la propiedad del templo por el lado sur había un terreno que permaneció baldío a través de los años. En múltiples ocasiones se hicieron intentos de comprarlo a sus propietarios que habitaban en la casa que se encontraba enseguida hacia el sur por la misma calle de Vallarta, sin tener éxito hasta que en 1986, se logró comprarlo y al mismo tiempo la Asociación del Norte compró la casa anexa. Este terreno se pavimentó y se convirtió en una cancha deportiva y estacionamiento.

Reconstrucción

Debido a que el edificio estaba ya muy deteriorado y el espacio era insuficiente para las necesidades de la Iglesia en el año 1993 se presentó a la Junta de Iglesia una iniciativa para la realización de un proyecto de construcción de un nuevo templo. El nuevo templo se construiría en el terreno anexo y en la propiedad de la casa anexa que fue cedida para tal fin por la junta de la Asociación del Norte, para posteriormente demoler el edificio original y dar paso a un estacionamiento. Debido a los cambios que presento el país en relación a las leyes Iglesia – Estado no fue posible realizar el proyecto ya que no había una resolución definida por parte del gobierno para poder utilizar el terreno contiguo y demoler la nave principal de la iglesia. El patronato de construcción reunió a un grupo de arquitectos e ingenieros del la iglesia para hacer un nuevo proyecto y en 1999 se aprobó el nuevo plan de reconstrucción, que consistía en conservar la apariencia original del edificio, pero demoler toda la nave del templo para ampliarla y hacer más alto el techo por el interior.

El Instituto Nacional de Antropología e historia (INAH) consideró que el edificio tiene valor arquitectónico e histórico, razón por la cual lo declaró protegido y recomendó conservar su apariencia original, por lo que elaboró y aprobó una fachada para la ampliación del templo. Con ese proyecto se procedió a iniciar los trabajos.

La construcción se inició el 10 de Enero de 2000, estando a cargo de la coordinación del proyecto el Ing. Neftalí Quintero, y de la construcción el Arq. Antonio Alejandro. Los trabajos que se hicieron fueron extensos comenzando con la demolición de la nave principal en la planta alta, junto con los anexos de oficina y baños en la que participaron muchos miembros de la iglesia. Con gran entusiasmo, con sus propias manos demolieron los antiguos techos y muros, preparando el lugar para el nuevo edificio.

Como parte de la reconstrucción se amplió el lado norte de la nave integrando el aula ubicada del lado norte por la calle matamoros y se construyó una nueva aula en el tercer nivel del mismo lado norte. Se hicieron adaptaciones en la planta baja para reubicar aulas, oficina y servicios sanitarios. Para ampliar el estacionamiento se demolió la mitad de la casa anexa donada por la Asociación, en la zona que hoy está techada.

Los trabajos continuaron por varios años sostenidos siempre con las ofrendas voluntarias de los miembros y con el apoyo de la Asociación del Noreste. En el año de 2002 se construyeron nuevas escaleras de acceso a la nave por el lado sur y las del frente de la iglesia. También se construyó una nueva cocina y se mejoraron los patios y la barda perimetral. Posteriormente en 2007 se instaló un nuevo equipo de aire acondicionado.

Interior del templo en el año 2008

En el año de 2008 se colocó cantera en las columnas inferiores que sostienen la ampliación del templo.

En el año 2011 se colocaron equipos de aire acondicionado en todas las aulas y anexos y en el año 2012 se hizo el cambio de las bancas originales, colocando las nuevas bancas. En ese mismo año se terminó la colocación de los equipos de aire acondicionado en la nave del templo y se cambiaron las puertas del acceso principal del templo, colocando puertas de cristal.

Finalmente en el año 2013 se colocó el elevador, se colocó el techo en el área de estacionamiento y se realizó la remodelación de la fachada interior del templo colocando las columnas en la plataforma. Con motivo del 75 aniversario estos últimos trabajos fueron inaugurados en una ceremonia el 26 de Octubre de 2013, agradeciendo a Dios por todas las bendiciones recibidas y dedicándolos a su servicio.

Legado

La historia de este edificio, aunque abarca ya 80 años no es muy larga, sin embargo, deja sin contar otra historia mucho más extensa de todas las personas que han formado parte de la Iglesia, que se han sentado en sus bancas, que aquí han escuchado la palabra, han conocido a sus amigos, se han casado, presentado a sus hijos y pasado generaciones completas de historias familiares. Los que hemos tenido el privilegio de compartir en este lugar incontables reuniones de culto, bautismos, graduaciones, investiduras, congresos, grandes campañas, bienvenidas y despedidas, sabemos que aunque “Dios no habita en templos hechos por manos de hombres”, en este lugar dedicado a la predicación del evangelio eterno, nos hemos encontrado ciertamente con Él. Aquí le hemos conocido; y sabiendo que “Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios verdadero y a Jesucristo, a quién has enviado”, nos sentimos agradecidos con Dios y sentimos cariño por este lugar.

Incontables historias de encuentro con el señor Jesús se han desarrollado dentro de los muros de este templo. Aunque no se tienen datos completos de años anteriores, en los libros de la iglesia se puede encontrar que desde el año 1970 y hasta este año 2018, se han bautizado un total de 2003 personas, sin contar miembros de filiales.
Han servido en esta Iglesia un total de 34 pastores, a los cuales recordamos con cariño y extendemos nuestro agradecimiento. A continuación se anotan los nombres de los pastores que han pasado por esta iglesia tratando de colocarlos en orden de antigüedad.

Listado pastores:

1.  Antonio Torres
2. Simón Conde
3. Antonio Arteaga
4. Juan Pérez Sauza
5. Rafael Arroyo
6. Luis López
7. Emiliano Ponce
8. José Morales
9. Daniel Chávez
10. José de la Paz Matus
11. Gilberto García
12. Juan García
13. Neftali Quintero (1959-1964)
14. José R. Mancilla
15. Ramón Gómez
16. Tomas Luna
17. Armando Miranda
18. Abel Aguilar (1977)
19. Adaías López (1978)
20. Omar Velázquez (1979-1982)
21. Arnulfo Pimentel (1983)
22. Otoniel Reyes (1984)
23. Ignacio Hermosillo (1985)
24. Filiberto Grajeda (1986-1989)
25. Isidro Juárez (1989-1990)
26. Rubén Ponce (1991-1992)
27. Arnulfo Pimentel (1992-1996)
28. Ignacio Hermosillo (1996)
29. Arnulfo Gallegos (1997-2000)
30. Santos Ángeles (2001-2002)
31. Zeferino Luna (2003-2005)
32. Candelario Núñez (2005-2009)
33. Samuel Castro (2009-2013)
34. Misael Castañeda (2013-2015)
35. Agustin Sánchez (2015-2016)
36. Alejandro Díaz (2016 – 2018)

En la actualidad hay en la ciudad muchas iglesias e innumerables grupos de adventistas se reúnen cada sábado para adorar al creador. Los miembros de la Iglesia de Vallarta que se congregan en este amado edificio, siguen teniendo el mismo ánimo emprendedor y contemplan con los ojos de la fe el día no muy lejano en que todos los anhelos serán cumplidos y podremos estar para siempre en presencia de nuestro amado maestro Jesús, El Señor. Entonces recordaremos con cariño los momentos que juntos pasamos en el templo de la calle de Vallarta.

Fuentes consultadas:

  • Folleto conmemorativo del 50 Aniversario (Iglesia de Vallarta 1988)
  • Libro Nuestra Herencia (División Interamericana)
  • Folleto conmemorativo de la Universidad de Montemorelos.
  • Libros de Iglesia.
  • Entrevistas con diversos miembros.
  • Informe de la Obra Médica en México (Dr. Mario Riquelme)
  • Fotos del libro de Historia de la Iglesia del Pr. Gilberto Corona (Colaboración de Sonia Garza).
  • Yearbook of the Seventh –Day Adventist Denomination, 1937 – 1946

Compilador: Neftalí Quintero Valles

Los datos aquí presentados corresponden con la información con que se cuenta, sin embargo puede haber errores debido a que no se tiene ningún escrito oficial y se confía en la memoria de los que aportaron sus recuerdos. Se agradecerán aclaraciones y datos adicionales para ampliar o corregir esta compilación.

Show Buttons
Hide Buttons
Scroll Up