El libro de la vida del Cordero

El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. Apocalipsis 3:5

Oskar Schidler fue un empresario alemán y miembro del Partido Nazi, que salvó la vida de aproximadamente mil doscientos judíos durante el Holocausto empleándolos como trabajadores en sus fábricas de menaje de cocina y munición, ubicadas en lo que hoy son Polonia y la República Checa. Oskar Schidler fue un hombre quien tenía una lista. Mas que una mera tabulación de nombres, su lista era cuestión de vida o muerte. Al final, más de mil nombres serían mecanografiados cuidadosamente sobre ella. Solo los incluidos en las doce páginas de la lista de Oskar tenían futuro, los que no se encontraban allí encontrarían la muerte en los campos de concentración nazis. Los rumores también decían que Oskar pagaba por cada nombre de su lista… El libro de Apocalipsis también habla de una lista que contiene nombres. Es la única lista de todo el universo que plantea la diferencia entre la vida eterna y la muerte interminable. El Apocalipsis la llama “el libro de la vida”. Y según el texto, el que no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lado de fuego. Pero en otros lugares del Apocalipsis encontramos que “el libro de la vida” pertenece al Cordero. ¿Por qué eso nos debería de llenar de tranquilidad?


No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero. Apocalipsis 21:27 

El Cordero tiene una lista. Y es una lista de vida. Hay una representación pictórica donde se describe esta escena: Jesús aparece sentado, vestido con una túnica blanca suave. Y la mirada de Jesús es de expectación, él está absorto, mirando hacia abajo con una expresión de satisfacción en su rostro. Un libro de gran tamaño le cubre las rodillas. El volumen es grueso, como un viejo diccionario de biblioteca. Sujetar el libro requiere de dos manos. Una mano mantiene el libro alzado para que Jesús pueda leerlo. La otra sujeta el borde de una de sus páginas, como si estuviera prolongando su lectura de algo un instante más antes de pasarla. Letras en negrita repujadas en el lomo del libro lo dicen todo: Libro de la vida. Si reflexionamos en ese cuadro, nos podremos imaginar a Jesús de una manera nueva y entender el libro de Apocalipsis aún mas. ¿Por qué podemos decir que el libro de la vida le pertenece a Jesús?


 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación. Apocalipsis 5:9

Los nombres son significativos. La forma en la que hablamos de nuestros amigos, de nuestra familia, de los compañeros de trabajo les importa tanto a ellos como a nosotros. Nuestro uso de los nombres comunica sentimiento tanto positivos como negativos. Siempre que nuestro nombre aparece impreso, nos fijamos para ver si está escrito correctamente. Y nos fijamos para asegurarnos de que nuestro nombre está en alguna lista importante- un vuelo, un banquete especial, un anuncio de reconocimiento público o una oportunidad extraordinaria-. Tenemos una curiosa sensación de devaluación cuando no se nos incluye en alguna lista deseable o cuando nuestro nombre es pronunciado mal en público o incluso cuando es objeto de burla. Un nombre suele ser la primera palabra que pronunciamos cuando iniciamos una conversación o establecemos una relación. Marca la pauta e inicia la relación. Una de las formas iniciales de mostrar respeto por los demás es aprendernos sus nombres. El pueblo hebreo entendía más profundamente que nosotros la conexión entre identidad y un nombre. Cada nombre era significativo. Más que un título, transmitía la naturaleza misma de la persona. Era un indicativo de su carácter. La mención que hace el Apocalipsis del libro de la vida de la vida del Cordero, nos garantiza que Jesús sabe cómo nos llamamos. ¿Por qué nos debiese interesar que nuestro nombre esté escrito en el libro de la vida?


 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. Apocalipsis 3:5

La costumbre antigua tanto en el mundo del Antiguo Testamento como el grecorromano, era de conservar registros genealógicos y de registrar a los ciudadanos con diversos fines. Pero cada año se borraban los nombres de los que morían. Que se quitara un nombre de un libro de registro indicaría la pérdida de la ciudadanía. El libro celestial contiene nombres, ¿pero quienes son esos personajes señalados por nombre en este sagrado libro?

En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos lo que se hallen escritos en el libro. Daniel 12:1 

Uno de los documentos de identificación más importantes es el pasaporte, ahí se encuentra nuestra foto, el número de pasaporte, y otros datos personales importantes. Cuando pasas por un aeropuerto internacional o aduana , los funcionarios miran tu foto, luego a ti, después otra vez tu foto, y luego la pantalla de la computadora. Dudando, pensando… sobre ti… El Apocalipsis me asegura que el libro de la vida del Cordero es mi pasaporte al reino de Dios, cuya eterna ciudad se llama la nueva Jerusalén, en este texto deja muy claro que los únicos con acceso a la santa ciudad “son aquellos que tienen su nombre escrito en el libro de la vida, el libro del Cordero”. De modo que si estás en su lista, lo obtienes. Más que eso, ese es tu sitio. El libro de la vida no es un visado temporal, sino un pasaporte. EN último término, que nuestro nombre esté en la lista del Cordero tiene que ver con ser ciudadanos de la santa ciudad. Al mencionar el libro de la vida, el Apocalipsis nos garantiza que algo ocurre realmente en el centro administrativo del gobierno universal de Dios cuando aceptamos a Jesucristo, como Salvador. Nuestra liberación del reino de las tinieblas y nuestra incorporación al reino de Dios no solo se celebra aquí en la tierra, ¿dónde más se celebra? …

Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento. Lucas 15:7 

El relato del Apocalipsis presenta las implicaciones del libro de la vida del Cordero a través de imágenes que tienen que ver con nuestra identidad, nuestra ciudadanía y nuestra orientación moral. No se ocupa tanto en qué va a pasar al final o cuándo va a tener lugar como en quienes constituyen el pueblo de Dios y en cómo deben ser entendidos en medio de esos acontecimientos y en ese tiempo. ¿Cuál debe ser nuestro principal objetivo en la vida?

 Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos. Lucas 10:20

En la película Titanic, el personaje de ficción Jack Dawson consiguió un pasaje para NY en un juego de cartas junto al muelle inmediatamente antes de la partida del buque. Su euforia se disparó al cumplirse sus sueños de volver a su hogar, los Estados Unidos. Lo que pareció un boleto hacia la realización completa se convirtió en una reserva para la muerte en el Atlántico Norte. El Titanic prometía una segura travesía para los pasajeros con un billete de primera clase. Como todos sabemos, se ahogaron más de los que se salvaron. La promesa era falsa… Pero hay una lista divina de pasajeros que se dirigen al cielo y a su santa ciudad. Todos los que estén inscritos en la lista del Cordero alcanzarán su destino. Podemos estar seguros de ello. El Apocalipsis deja claro que, la inclusión de nombres en el libro de la vida se basa en lo que sucedió en la cruz y tiene lugar cuando la persona rinde su vida al Señor. El libro de la vida del Cordero implica una relación salvadora con Jesús en la que hemos recibido los beneficios de su muerte por nosotros y hemos decidido seguirlo como el Rey de reyes.

Comments

comments

Show Buttons
Hide Buttons
Scroll Up